Publicado: 20 de Enero de 2016


A todos nos ha pasado alguna vez, hemos comprado una prenda nueva, la hemos metido a la lavadora y... ¡sorpresa! ¡Ha desteñido toda la colada! Pero no esta todo perdido. El primer truco para la ropa desteñida consiste en meterlo en la bañera o en un barreño con dos cucharadas de sal y seis de vinagre. Dejamos reposar, aclaramos y volvemos a meterlo en lavadora.

Eso sí, cuando volvamos a meter la ropa a la lavadora quitamos la prenda que destiñe porque la prenda lo hará durante varios lavados. También podemos optar por usar una toallita especial para la lavadora, que funcionan muy bien y evitan sustos, sobre todo a los más despistados. Estas toallas absorben los colores que se desprenden durante el lavado.

En las tiendas también podemos encontrar productos para quitar desteñidos, son unos polvos que eliminar el color adherido a las prendas. Otro de los trucos más tradicionales para la ropa desteñida es remojar la ropa en leche durante dos horas o hasta que la prenda recupere su color original.