Publicado: 14 de Diciembre de 2015


Mantener tu armario en orden es más fácil de lo que crees. Evita los errores más habituales y conseguirás más espacio para guardar más y mejor. 

1. ¿Guardas ropa que nunca te pones?

Analiza por qué. Si no es tu talla, ya no te gusta o tiene algún desperfecto deshazte de ella. Para saber cuánta ropa te sobra, vacía el armario y haz un montón con las prendas que no te has puesto la última temporada.

❊ Solución: No acumules. Antes de comprarte algo piensa si realmente te hace falta, si ya tienes algo parecido y con qué lo podrás combinar. En general, tendemos a comprar el mismo tipo de ropa y solo usamos un 20% de la que tenemos.

2. ¿Tienes el armario que realmente necesitas?

Si en tu armario las perchas están muy apretadas pero en cambio las baldas están casi vacías es que tienes más ropa de colgar (camisas, faldas...) que de doblar (jerséis, camisetas...) y el interior de tu armario no se adapta a tus necesidades reales. Agrupa tus prendas por tipo para ver cómo puedes mejorarlo.

❊ Solución: Reorganiza el interior con soluciones adaptables, como el sistema Elfa de Howards. Puedes colocar más barras, variar la distancia entre baldas o añadir accesorios. Si tienes más ropa de colgar, estás de suerte, las barras son el accesorio más económico y, además, optimizan el espacio.

3. ¿Colocas las prendas sin orden?

Entonces es normal que, a diario, te cueste encontrar el conjunto que habías pensado. No cuelgues o coloques la ropa en cualquier lugar: para poder localizarla luego, debes seguir un sistema.

❊ Solución: Agrupa por tipo. Primero separa la ropa por temporada y, luego, agrúpala por tipo. Las camisas con las camisas, las chaquetas juntas y los vestidos y pantalones por otro lado. Así, cuando necesites una prenda siempre estará en el mismo lugar del armario.

4. ¿Doblas 
la ropa de cualquier modo?

Un jersey mal doblado o dejado de cualquier manera ocupa el doble que uno que has doblado bien. Además, coge mala forma y se arruga más.

❊ Solución: Tres pliegues son suficientes para doblar una prenda correctamente. Al guardar la ropa doblada coloca debajo las prendas más gruesas y resistentes, y no apiles mucho. Si los montones miden más de 30 cm, la ropa es más difícil de coger.

5. ¿Sacas partido a todo el armario?

Piensa si hay rincones que puedes aprovechar mejor con el accesorio adecuado.

❊ Solución: Aprovecha la altura de las barras con perchas múltiples y el interior de las puertas con colgadores para collares o corbatas, como el Komplement de Ikea (9 €).

6. ¿Los complementos están desordenados?

¿Abres el armario y fulares, bolsos y cinturones están por en medio? Si tienes muchos complementos, lo mejor es que destines parte de las baldas a mantenerlos en orden y accesibles. Cestos y cajas son tus aliados.

❊ Solución: 
Las cajas son "mágicas" para tener en orden y agrupados los complementos. Elige cajas con tapa para fulares y cinturones de otra temporada y usa cajas con apertura frontal, como el modelo Kupol de Ikea (5,99 €/ 2 u), para los que uses a diario. Puedes apilar varias en la misma balda y, como son transparentes, ver a simple vista lo que necesitas.

7. ¿Te falta luz dentro del armario?

¿No encuentras las cosas porque el interior del armario es algo oscuro?

❊ Solución:
 Coloca leds que detectan la presencia o linestras bajo las baldas para ver bien las prendas y sus colores. Las hay autoadhesivas que funcionan con pilas.

8. ¿Usas las perchas adecuadas?

Una de madera, la otra de plástico y una tercera metálica... Si cada percha de tu armario es distinta, no solo no queda bonito, sino que además desaprovechas el espacio.

❊ Solución:
 Todas iguales. Al tener la misma forma se adaptan mejor entre ellas y aprovechan cada cm. Usa perchas específicas para cada tipo de prenda: con funda para la ropa delicada; tipo sastre para los trajes; y con pinzas para las faldas.

9. ¿Tus cajones son un caos en el que todo se mezcla?

Los cajones de la ropa interior y de los pequeños complementos son los más problemáticos: prendas que no aparecen, calcetines desparejados o conjuntos de ropa interior que no cuadran... Y todo porque están mezclados.

❊ Solución: 

Pon un casillero para que todo tenga su lugar. Puedes hacerlo con cajas sin tapa o comprar uno. Guarda la ropa interior por conjuntos y por colores (claros y oscuros).

10. ¿Acumulas demasiadas cosas en el armario?

Por grande que sea tu armario, no puede dar cabida a todo lo que guardas en casa (prendas, complementos, ropa de casa...).

❊ Solución: Busca muebles con almacenaje que lo complementen. Por ejemplo, es aconsejable guardar los zapatos aparte: evitas los olores y no recargas el armario. Lo mismo sucede con la ropa de casa, guárdala en un armario exento, una cómoda o el bajolavabo. En cuestión de orden, divide y vencerás.