Publicado: 13 de Enero de 2016


Los biquinis y trajes de baño pasan largas temporadas guardados en armarios y cajones. Si no hemos ido a piscinas cubiertas o practicamos natación durante el invierno, cuando llega la temporada de verano y los sacamos después de mucho tiempo, pueden estar deteriorados si no se han guardado correctamente. Así es como deberías guardarlos: 

1. Lavar con agua tibia y jabón neutro. Las piscinas tienen cloro y sustancias químicas que pueden dañar las fibras y los elásticos de los biquinis. Además, muchas veces los manchamos de crema o de aceite para el sol, por lo que lavar estas prendas antes de guardarlas es fundamental para su mantenimiento. 

2. También es muy importante que no los guardemos húmedas, ya que pueden aparecer hongos que afecten a los pigmentos de estas prendas. 

3. Evitar roces y exposición prolongada a la luz del sol. Si guardamos nuestra ropa de baño en un sitio que tenga superficies rugosas o ásperas se puede dañar el tejido. Además, si las guardamos en sitios en los que dé el sol constantemente, los colores se borrarán y deteriorarán.